place_holder

Nuestra Carisma

Carisma, es una palabra y un concepto de importancia especial para los Agustinos, el regalo de Dios---el regalo, o regalos, que se nos dan a nosotros con la energía del Espíritu. En una comunidad religiosa, el carisma es la contribución particular que cada orden religiosa, la congregación, o la familia y sus miembros individuales incorporan. Normalmente, tal carisma origina con el fundador de la comunidad, o con su documento o regla de fundación. Mientras que los carismas diferencian entre grupos religiosos, hay una igualdad entre todos, para todos los que siguen el Evangelio de Jesucristo.

El carisma de los Agustinos está fundado en el amor de Dios y amor al prójimo, que son la fundación del Evangelio de Cristo. San Agustín declara repetidamente en sus escrituras, especialmente en su regla. Para Agustín y los Agustinos, la manifestación interior de este carisma es la forma en que sus seguidores conducen su vida en común y los enlaces de la amistad que ellos llevan a cabo junto. El carisma es externalizado por la hospitalidad que los Agustinos extienden a otras áreas de servicio al mundo, reconociendo que cada miembro de nuestra comunidad y cada persona con quien entramos en contacto es un templo de Dios. Dii estis, "Ustedes serán dioses" es la frase famosa de Agustín, citando el Salmo 82.6.

El imperativo del Evangelio del amor de Dios y del prójimo-- que Agustín ve como uno, puesto que amamos a nuestro vecino en Dios y nuestro Dios en nuestro vecino -- se convierte para los seguidores de Agustín y su carisma particular en amistad y hospitalidad. Para un Agustinos no ser humano es un extraño.

"Nadie puede ser verdaderamente conocido excepto por medio de la amistad".

- San Agustín.