place_holder

Historia

El traicionar la confianza y el abuso de poder ha causado un dolor enorme a niños y niñas, sus familiares y comunidades. En el 2002, los Obispos Católicos de los Estados Unidos se reunieron en Dallas y desarrollaron el Estatuto Para la Protección de Niños y Jóvenes que describe un política estricta de cero tolerancia para cualquier persona que abuse un niño o niña. Un cambio monumental en la forma en que la Iglesia respondería a alegaciones de abuso sexual de menores por sus sacerdotes y otros ministros ocurrió en la promulgación de lo que se ha llegado a conocer como el Estatuto de Dallas.

Como Agustinos, nuestra respuesta como una Orden religiosa en la Iglesia es clara y consistente: nosotros seguimos las regulaciones del Estatuto y hacemos todo lo posible para asegurar que el abuso sexual de menores no ocurra en nuestras comunidades y ministerios. Nosotros apoyamos víctimas de abuso sexual apropiadamente cundo nos damos cuenta de estos.

La Conferencia de Superiores Mayores de Hombres (CMSM) escogió el implementar el Estatuto de Dallas de una forma distinta, sensible a los carismas de la vida religiosa y el cuidado fraterno que es el sello de las comunidades religiosas. De esta respuesta vino la decisión de buscar acreditación para las políticas y prácticas de grupos religiosos de hombres con relación al tema de abuso sexual de menores.

Praesidium, un grupo de manejo de riesgo basado en Austin, Texas, fue empleado para llevar a cabo esta acreditación a través de los Estados Unidos.

La visitación para la acreditación de la Provincia de Santo Tomás de Villanueva se llevó a cabo en el otoño del 2009. En mayo 18, 2010, la Provincia de Santo Tomás de Villanueva fue formalmente acreditado por Praesidium como teniendo los criterios establecidos por la CMSM concerniente a la presencia de y respuesta al abuso sexual de menores por sus miembros. Estamos orgullosos de esta acreditación, y tratamos de llevar a cabo los objetivos establecidos por lo estándares en su forma diaria.

Esperamos que nuestra atención cuidadosa a los detalles de los requisitos nos permita la re-acreditación en tres años.

Tristemente, la mala conducta sexual permanece un tema en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad. Vemos diariamente los efectos devastadores en las víctimas de abuso y en sus familias. Continuamos prometiendo nuestra presencia pastoral, nuestro cuidado y preocupación.

La Provincia de Santo Tomás de Villanueva está comprometida en proveer un ambiente seguro para todos los menores que están en contacto con nuestras comunidades y nuestros ministerios. También quedamos comprometidos a dar una respuesta pastoral en cualquier instancia de abuso sexual o mala conducta sexual. La Provincia continuará tratando de ser transparente en sus políticas y procedimientos para reconocer en dónde hemos fallado y para defender el buen nombre de los Agustinos en las comunidades en donde servimos.